Las 4 Mejores Posturas de Yoga para Combatir el Insomnio

posturas de yoga para combatir el insomnio

Un gran porcentaje de la población a nivel mundial no sabe del yoga para combatir el insomnio y sufre de por lo menos un trastorno del sueño. Además, la mayoría de la personas están al tanto de lo importante que es descansar bien y que esto no solo consta de dormir un determinado número de horas.

Se estima que el tiempo promedio el cual debería dormir una persona es de alrededor de 8 horas, aunque éste puede variar según la persona, sin embargo un buen descanso va mucho más allá que eso porque no solo se trata de dormir por cierto tiempo, sino de descansar con calidad.

Y puedes que te pase por la mente por cuál razón es tan fundamental descansar adecuadamente, y la respuesta a esto es que cuando la persona se encuentra cumpliendo sus horas de sueño, su organismo se introduce en una especie de fase en la cual se recupera y se ejercen funciones tales como las encargadas de producir la hormona de crecimiento o regenerar los tejidos. Si la persona no descansa bien, esto puedo acarrear consecuencias negativas, entre ellas que se debilite el sistema inmunológico y esto conlleva a otros problemas más.

Beneficios del yoga para combatir el insomnio

Por lo tanto, si eres de esas personas que se les complica la acción de conciliar el sueño en la noche, entonces lo más probable es que el yoga para combatir el insomnio sea tu mejor opción para dar solución a ese problema, todo esto con tal solo realizar posturas de yoga.

Las principales causas del insomnio

Como mínimo la mitad de la población mundial ha padecido de insomnio en algún momento de sus vidas. Por lo tanto, el hecho de tener conocimiento sobre cuáles son los posibles motivos por los cuales se está generando el insomnio es sumamente importante, ya que así se puede combatir mejor este problema.

Insomnio psicofisiológico

Generalmente las personas suelen relacionar el cuarto en donde duermen y el protocolo previo a ir a la cama, tal como colocarse la ropa de dormir, cepillarse los dientes, etc., con el sueño.

Por lo tanto, el insomnio psicofisiológico consta de una respuesta contraria a esto, esto quiere decir que en su lugar se relaciona el cuarto y la cama con estar despiertos. La mayoría de las veces esto sucede como consecuencia de ciertas situaciones, por ejemplo por el suceso de cierto evento.

 Cambios psiquiátricos

Cuando las personas padecen de insomnio crónico, es común que presenten ciertas alteraciones psicopatológicas, tales como el sentirse ansioso o depresivo, y en pocas ocasiones presentan psicosis y son dependiente al alcohol o sustancia psicotrópicas.

La persona al estar depresiva, se le acorta el tiempo de sueño ya que despiertan antes de lo adecuado, y esto está relacionado a que la persona es incapaz de volver a dormirse luego de una interrupción al sueño; y cuando se trata de que la persona está ansiosa, se le complica conciliar el sueño.

 Malos hábitos

Cuando una persona tiene un horario irregular para irse a dormir y para levantar, y además modifica constantemente sus hábitos, esto hace que ocurran alteraciones en el ciclo de vigilia y de sueño, conllevando a que se escasee la predisposición a dormir por la noche y a tener ganas de dormir por el día.

Además, cuando se abusa de sustancias que excitan, como el té, el café, las bebidas gaseosas y medicamentos que estimulan el sistema nervioso, todo esto también influye a que se presente el insomnio. Inclusive, el alcohol aunque en un principio puede dar sueño, luego pasa todo lo contrario y lo empieza a fragmentar.

ayuda del yoga para combatir el insomnio

¿Por qué ayuda el yoga para combatir el insomnio?

El yoga para combatir el insomnio es muy efectivo para tratar esta condición en general, pero tiene mayor efectividad cuando el insomnio es causado por agentes externos, tales como la ansiedad y el estrés, o por las vivencias de determinadas situaciones que generan que la persona se sienta nerviosa, como el mudarse, ser nuevo en un cargo laboral, etc.; con el yoga podrás tener un control sobre todo esto.

Además, es importante tener en cuenta que el insomnio puede estar sujeto a otros motivos, tales como un desequilibrio hormonal, enfermedades del metabolismo o patologías reumatológicas.

Entonces, ¿cómo puede ayudarnos el yoga para combatir el insomnio?, a veces cuando se dificulta la conciliación del sueño sucede como consecuencia de que se excita el sistema nervioso, y con la práctica del yoga es posible contrarrestar esto ya que es una disciplina que estimula al sistema parasimpático, que se encarga de producir y restablecer la energía del cuerpo. Por lo tanto, se puede reducir el estrés que se tenga en el cuerpo.

Al momento de practicar yoga se precisa respirar lenta y profundamente, lo cual hace que la persona se relaje a gran escala y contribuye a eliminar las tensiones en los músculos que en ocasiones dificultan la conciliación del sueño.

Las posturas de yoga para combatir el insomnio

Padangusthasana

Colócate de pie de manera tal que tus pies se encuentren a una distancia al nivel de las caderas. Lentamente y manteniendo el control inclina la parte de arriba de tu cuerpo hacia el frente. Luego sujeta los pulgares de los pies con los pulgares, corazones e índices de las manos. Posteriormente deberás flexionar tus codos y bajar un poco la parte superior de tu cuerpo, bajando también la cabeza y relajándote. Mantente en esa posición respirando profundamente por un lapso de 3 minutos.

Prasarita padottanasana

Debes estar de pie, separando a una distancia considerable tus pies y ambos deben apuntar hacia el frente. Dobla tu torso desde la altura de la cadera y apóyate en las palmas de tus manos colocándolas sobre el piso y luego flexiona los codos. Posteriormente doblarás las rodillas todo lo posible para que apoyes tu cabeza sobre el piso o en un almohadón. Conserva esta asana por dos minutos respirando profundamente.

 posturas de yoga para combatir el insomnio

Salamba balasana

Deberás sentarte, enrollar una cobija y colocarla entre tus pies, separando las rodillas. Coloca las almohadas en el medio de tus muslos y acuéstate encima de estas. Gira la cabeza hacia un lado y deja que tu torso descanse encima de las almohadas teniendo tus brazos sobre el suelo. Esta postura debes mantenerla por dos minutos y luego hacer el mismo procedimiento pero con el lado contrario.

Agnisambhasana

Extiende tu pierna derecha hacia el frente y flexiónala hasta alcanzar un ángulo de 90° respecto a tu rodilla. Dobla tu pie derecho y ponlo arriba de la rodilla derecha de manera tal que tu pierna izquierda pueda descansar sobre la derecha. Luego traslada tus manos hacia el frente al mismo tiempo que exhalas, y poco a poco deberás aumentar el estiramiento. Esta postura tienes que conservarla por un minuto y luego repetirla con la pierna contraria.

Deja un comentario