4 Posturas de Yoga Para Combatir el Asma y Respirar Mejor

Beneficios del Yoga para combatir el asma

Se considera que la manera en que cada persona respira repercutirá en su estado anímico. Por lo tanto, cuando se practica Yoga para combatir el asma se enseña cómo respirar correctamente y que al hacerlo la persona esté en consciencia, así de igual forma las personas se instruyen sobre la importancia de la respiración y lograr también conseguir paz a nivel mental, físico y espiritual.

Con el simple hecho de aplicar determinadas técnicas de respiración por un tiempo aproximado de dos minutos, será suficiente para que recargues energía y además también te sientas lleno de valor. Inclusive, se puede tener un control tan significativo de la respiración que si la persona precisa quedarse toda la noche despierta entonces debería respirar por el orificio derecho de la nariz para no dormirse, y si es el caso contrario, es decir que la persona quiere dormir tranquilamente entonces por donde debe respirar es el orificio izquierdo de la nariz.

La respiración puede llegar a ser tan importante hasta el punto de llegar a combatir vicios significativos, como es el caso del cigarro, ya que mediante una técnica denominada cobra es posible remplazarlo. También existe una técnica llamada ‘’León’’, y es muy efectiva cuando las personas van de fiesta o tienen reuniones y en las mismas consumen mucho alcohol y comen mucho comida chatarra, ya que dicha técnica es muy eficaz desintoxicando el organismo.

El Yoga para combatir el asma y su efectividad

Por lo tanto, no hay duda alguna de la gran importancia que tiene la respiración en el yoga, ya que con la misma es posible regular el estado anímico, las emociones, la concentración, entre otros. Esto significa que a la hora de practicar yoga, aprender a controlar la respiración debe ser uno de los primeros objetivos de las personas.

El Yoga para combatir el asma y su efectividad

Las diferentes posturas que se realizan a la hora de practicar Yoga para combatir el asma pueden contribuir de manera significativa en quienes padecen de asma, inclusive hasta puede hacer que tengan una necesidad menor de utilizar inhaladores además de que también reduce la cantidad de medicamentos que deben consumir.

Pero, para entender de lleno lo efectivo que puede llegar a ser el yoga para disminuir los síntomas del asma, primero es fundamental tener cierto conocimiento sobre lo que es realmente el asma.

Por lo tanto, es asma es una patología crónica que perjudica al sistema respiratorio, la misma suele caracterizarse porque se presenta hiperactividad en las vías aéreas. Esta enfermedad conlleva a que las vías respiratorias se inflamen y por consiguiente terminen estrechándose. Esto ocasiona la presencia de sibilancias, que se dificulte respirar, que se sienta oprimido el pecho, tos, etc.

Practicar Yoga para combatir el asma cuando se padece de esta enfermedad hace que se reduzca de forma completa las respuestas que producen el asma y alergias, además no solo las controla físicamente sino que también las controla emocionalmente y mentalmente.

Posturas de Yoga para combatir el asma

El asma está estrechamente relacionada con el estrés, las emociones y la mente de la persona. Por lo tanto, el yoga es una gran opción para hacerle frente a esta enfermedad ya que frena los síntomas y alivia el asma.

La manera en la que funciona el yoga respecto al asma es mediante el restablecimiento de la paz interna, teniendo en cuenta que estar en paz no significa no tener ningún tipo de problema o situaciones difíciles, ya que todo esto está fuera de las manos de las personas, en realidad la paz es aquella que se tienen aún en tiempos difíciles.

De esta forma, se va incrementando la capacidad de los pulmones y de otros órganos, lo cual conlleva a que se realice una limpieza de la sangre y por consiguiente la salud desde un punto de vista generalizado también se optimiza subiendo al mismo tiempo los niveles de energía para que la persona pueda sentir un bienestar integral y así se sentirá llena de vida.

Posturas de Yoga para combatir el asma

Asana de las piernas elevadas contra la pared

Tienes que sentarte a un costado y bastante cerca de la pared flexionando un poco las piernas. Luego realiza un movimiento doble en el cual te inclinarás hacia atrás hasta que tu espalda esté contra el piso y frontal a la pared. Posteriormente, eleva las piernas apoyándolas sobre la misma pared. Después te reacomodas las caderas acercándolas lo máximo que puedas a la pared alineando y estirando tu columna. Es importante que relajes tu cabeza y el cuello.

 

Asana del perro boca abajo

Primero debes estar de piel e inclinar tu cuerpo desde las caderas hacia adelante, de manera tal que tus manos terminen apoyándose en el piso. Deberás mantener ambas manos y ambos pies con cierta distancia entre sí la cual debe estar alineada a lo ancho de los hombros, y los dedos de cada mano separados y estirados. Tienes que hacer presión sobre las palmas de tus manos manteniendo la cadera hacia atrás. Es crucial que relajes tu cuello y conserves esta posición por tiempo aproximado de 3 minutos.

Beneficios del Yoga para combatir el asma

Movimiento de la ola

Tienes que acostarte boca arriba, asegurándote de que tu columna esté recta. Traslada tus rodillas hacia tu pecho apoyando ambas manos sobre ellas. Es importante que observes que tu mentón esté un poco hacia abajo. Posteriormente, tienes que coordinar el movimiento de tus piernas con tu respiración de manera tal que espires cuando tus muslos se acerquen al abdomen e inspires cuando las rodillas se alejen de tu pecho. Estos movimientos deberás realizarlos suave y lentamente manteniendo siempre las caderas apoyadas en el suelo y las manos sobre tus rodillas todo lo que dure el ejercicio.

Asana de la pinza sentada

Para llevar a cabo esta postura tienes que apoyarte haciendo uso de almohadón, manta o algún objeto que pueda brindarte un poco de altura y te sirva de apoyo para tu cabeza. Para empezar, tienes que sentarte estirando las piernas hacia el frente y colocando encima de ellas el objeto que utilizarás como apoyo. Flexiona tu cuerpo hacia el frente hasta que tu mejilla toque el apoyo que usas. Tienes que relajar tu cadera, tu columna, los hombros, el pecho y el cuello además de también relajar la respiración. Esta posición deberás conservarla por 10 minutos y manteniendo una respiración suave por la nariz.

Deja un comentario