Los 4 Ejercicios de Yoga para Aliviar el Sindrome del Tunel Carpiano

Qué es el Síndrome del túnel carpiano

¿ Sindrome del Tunel Carpiano, has escuchado hablar de el? Puede que en algún momento has estado sentado y de repente sientes un hormigueo o sientes que se te entumece por cierto tiempo la mano o la muñeca, y esto va acompañado de un dolor lacerante que va desde la muñeca hasta el brazo; si lo has experimentado entonces es muy seguro que padezcas del síndrome del túnel carpiano.

El túnel carpiano es una abertura estrecha conformada de ligamentos y huesos que se ubica en la base de la mano y está contenida por tendones y nervios. En ocasiones, los tendones se engruesan cuando se irritan como también otros elementos del túnel carpiano reducen su tamaño haciendo así que los nervios se compriman. Los síntomas de esto se presentan de manera gradual y mientras va transcurriendo el tiempo, van empeorando por lo que el hecho de agarrar objetos con la mano se dificulta.

 ¿Qué es el Sindrome del Tunel Carpiano?

El Sindrome del Tunel Carpiano, el cual se abrevia como STC, es una neuropatía, es decir un problema que se presenta en el nervio periférico y se origina porque se comprime el nervio mediano en la zona que va por el túnel carpiano, esto como consecuencia de que se encuentran inflamados los tendones y en algunos casos hasta se halla líquido, por consiguiente el espacio se ve disminuido considerablemente y el nervio se ve atrapado.

  Posturas de yoga para el sSindrome del Tunel Carpiano

El síndrome del túnel carpiano puede clasificarse tanto en agudo como en crónico.

Sindrome del Tunel Carpiano agudo

Es muy poco usual y se origina debido a un incremento repentino y constante de la presión del túnel carpiano la cual por lo general está relacionada con fracturas del radio.

Sindrome del Tunel Carpiano crónico

Esta afección es la más habitual, y los síntomas de ésta pueden tener una duración de hasta meses o inclusive años. Las personas que están más propensas a padecer este tipo de síndrome del túnel carpiano son quienes tienen trabajos en donde implica mover demasiado las manos, tales como quienes se dedican a la costura, los cajeros, carniceros, envasadores, etc.

Asimismo, puede decirse que éste síndrome suelen presentarlos más las mujeres que se encuentran en el rango de edad entre los 40 a 60 años, y en la mayoría de las ocasiones es bilateral.

 

Síntomas del Sindrome del Tunel Carpiano

Inicialmente los síntomas del síndrome del túnel carpiano se presentan en la noche, la persona suele presentar hormigueos y sienten que se les entumece la mano y calambres. La zona que se ve principalmente afectada por los síntomas son los dedos corazón, medio, índice y pulgar de la mano en donde se padece del síndrome. Estos síntomas son consecuencia del incremento de la presión por la abertura en donde se encuentran tendones y nervios.

Es bastante usual la predominancia del dolor y la parestesia, la cual consiste en sentir algo irregular en los sentidos de la mano, muy similar a lo que ocurre con el hormigueo, pero en esta ocasión sintiéndolo en las zonas del codo y del antebrazo. Todo esto termina por dificultar que la persona duerma como es debido, y para aliviar esos síntomas se ve en la necesidad de agitar constantemente la mano.

Si los síntomas persisten y no son tratados a tiempo, empezarán a debilitarse y atrofiarse ciertos músculos de la mano lo que conlleva a que la persona se vuelva un poco torpe cuando deba sostener objetos. Inclusive, tales síntomas pueden generar que los dedos se tornen rígidos provocando un trastorno en el funcionamiento general de la mano.

Síntomas del Sindrome del Tunel Carpiano

Cabe destacar que todos los síntomas del síndrome del túnel carpiano pueden empeorar cuando se hacen ciertas posiciones con la mano y también por el tipo de  trabajo que ejerzas. Los trabajos que más están relacionados con este síndrome son en los que están presentes traumatismos leves, como los que trabajan en carpinterías, neumáticos, martillos y toda aquella labor que implique extender forzadamente la muñeca, como cuando se escribe en un teclado teniendo mala postura. Los síntomas van a persistir más y se acentuarán más mientras mayor sea el tiempo que se tenga este síndrome.

Posturas de yoga contra el Sindrome del Tunel Carpiano

Aunque por lo general el síndrome del túnel carpiano se presenta sin ser un problema de gran gravedad, en ocasiones puede agravarse hasta tal punto de precisan una cirugía; no obstante, es posible evitar todo eso mediante la práctica de ciertas posiciones del yoga que ayudarán a que te recuperes de ese problemas.

Postura de la oración

Deberás sentarte encima de una colchoneta, en un espacio que no haya ruido y te puedas relajar sin problema, luego procedes a juntar las palmas de tus manos como si estuvieses orando. Debes abrir un poco los dedos para que así se incremente el espacio que hay en el túnel carpiano, acompañando esto de una respiración profunda. Conserva la posición por un minuto.

Posición de arco

Consiste en acostarte boca abajo sobre una colchoneta, teniendo los brazos a los lados del cuerpo y apoyando la frente en la colchoneta. Luego deberás inspirar y flexionar las piernas hasta atrás sujetando los tobillos con las manos. A la vez, eleva tu cabeza, el pecho y los muslos del piso, de manera tal que hagas la forma de un arco. Mantén la postura por 20 segundos y al mismo tiempo respira profundamente, luego espira cuando sueltes las piernas y tómate un descanso en el sueño de 30 segundos.

Qué es el Sindrome del Tunel Carpiano

Postura del águila

Ponte de pie, en un sitio donde no vayan a interferirte. Deberás doblar las piernas e inclinarte levemente hacia tu costado izquierdo. Flexiona la pierna derecho y colócala arriba de la izquierda de manera tal que el tobillo derecho toque al izquierdo. A la vez, traslada tu brazo izquierdo hacia abajo del derecho y cruza tus brazos al nivel de los codos. Posteriormente tendrás que unir tus manos, colocando una palma sobre la otra. Conserva esta posición por 30 segundos respirando profundamente.

Postura de la montaña

Primero tienes que concentrarte en respirar profundamente, luego juntar los pies de manera tal que tus dedos y talones se toquen. Después, eleva los dedos, tendrás que separarlos y presionar un poco hacia abajo. Equilibra tu peso corporal para que se distribuya en ambos pies. Ahora tienes que estirar la zona posterior de las piernas, expandir el pecho y mantener la espalda recta. Pon tus brazos a los lados del cuerpo con los dedos apuntando hacia abajo. Posteriormente tienes que exhalar y relajar tus hombros moviéndolos lentamente.

Deja un comentario