4 Excelentes Estiramientos de Yoga para Aliviar el Nervio Ciático

tipos de dolores en el nervio ciático

El nervio ciático es el nervio más grande del cuerpo y el mismo se encuentra conformado por diversas terminaciones nerviosas que se originan en la columna vertebral. El nervio ciático inicia en la zona donde termina la columna, atraviesa los glúteos y algunas zonas del muslo hasta las rodillas, al llegar a las rodillas este se distribuye en el nervio fibular común y en el nervio tibial; y de esta manera es que llega hasta los pies. En todas estas zonas mencionadas es posible que este nervio origine algunos dolores acompañados de puntadas, choques eléctricos y hormigueo.

En ocasiones el nervio ciático se inflama, pero lo bueno es que hay variedad de maneras para desinflamarlo o aliviarlo, ya sea con el consumo de medicamentos, fisioterapia o ejercicios como por ejemplo el yoga.

De hecho, muchas de las lesiones que puedan ocurrir en la zona de debajo de la columna, pueden influir en cada nervio que está conectado al nervio ciático, conllevando así a que la persona sienta mucho dolor en todo el trayecto del nervio.

Ejercicios de yoga para el nervio ciático

El nervio ciático ayuda a las personas a sentir, les brinda fortaleza en las piernas y además contribuye en los reflejos. El mismo hace posible la conexión entre la médula espinal con algunos músculos de los muslos, las piernas y los pies. Por este motivo cuando sucede algún problema con el nervio ciático, puede sentirse en distintas zonas ya sea en los tobillos, los dedos de los pies, los pies, las piernas.

Los tipos de dolores en el nervio ciático

Existen distintos tipos de dolor en el nervio ciático, los cuales serán determinados por los síntomas que presenta la persona. Entre estos dolores se encuentran:

  • Ciática de la raíz del nervio S1: Este es el dolor originado en la zona más baja de la columna vertebral, además de dolor es posible que se entumezcan los músculos de los pies. Esto puede hacer que la persona se sienta débil y no pueda ni siquiera elevar el talón del piso o caminar en puntitas. Asimismo existe la posibilidad de que la persona tenga una disminución de algunos reflejos.
  • Ciática de la raíz del nervio L4: Su ubicación es la zona baja de la columna, el dolor suele estar acompañado por el entumecimiento de los músculos inferior de las piernas y de los pies; inclusive puede dificultar a la persona el movimiento para colocarse en puntitas, asimismo también se reduce el reflejo rotuliano.
  • Ciática de la raíz del nervio L5: Cuando esta zona es la afectada, lo más probable es que la persona que padece el dolor presente una debilitación en los dedos gordos del pie y en los tobillos, lo que hace que los pies luzcan caídos. Además los músculos de arriba del pie tienden a entumecerse, sobre todo los que forman parte del dedo gordo del pie.

Las causas de la ciática

Con ciática se hace referencia al dolor que se presenta en todo el trayecto del nervio ciático, el cual va desde la parte baja de la columna, los glúteos y pasa por cada pierna. En la mayoría de los casos la ciática solo suele afectar un solo lado del cuerpo.

Causas de la inflamacion del nervio ciático

En la mayoría de los casos la ciática hace presencia cuando hay una hernia discal, un estrechamiento de la columna vertebral, un espolón en la columna vertebral, etc. ya que todo esto puede comprimir el nervio ciático generando así dolores, inflamación y entumecimiento.

En ocasiones el dolor de la ciática se considera como una emergencia médica, pero esto no siempre sucede ya que hay excepciones en los que puede mejorarse el nervio con algún tratamiento de tan solo semanas.

La ciática ocurre por el nervio ciático que se encuentra comprimido, por las distintas razones explicadas con anterioridad. Inclusive a veces hasta la diabetes puede ocasionar un deterioro del nervio y por consiguiente se empiezan a presentar molestias en el mismo. Aunque también existen algunos factores de riesgo que incrementan la posibilidad de sufrir de ciática los cuales son:

  • Ser obeso: Cuando una persona es obesa, significa que la columna deberá cargar más peso que el que debería normalmente, esto contribuye a que hayan cambios en las espinas dorsales y por consiguiente esto da lugar a la ciática.
  • La profesión u oficio: A veces desempeñas labores en las que debes girar la espalda repetidamente, trasladar objetos muy pesados, o incluso manejar un auto por tiempos prolongados; todo esto tiene relación con la ciática a pesar de que no está comprobado aún del todo.
  • Diabetes: Es una enfermedad que influye en gran medida en la manera en que el cuerpo hace uso del azúcar en la sangre, incrementando así la posibilidad de lesionarse algún nervio.
  • Estar mucho tiempo sentado: Cuando alguien se la pasa sentando por lapsos de tiempo muy largos, o que tienen un estilo de vida que opta por el sedentarismo, tienen mayor riesgo de sufrir de ciática en comparación con una persona activa físicamente.
  • La edad: Con el transcurso del tiempo ocurren algunas modificaciones en la columna vertebral, además de que suelen desarrollarse hernias discales y espolones; siendo estos grandes causas de la ciática.

Ejercicios de yoga para la ciática

Rodilla al pecho

Acuéstate sobre tu espalda, mueve tu rodilla hasta que toque tu pecho al mismo tiempo que la otra pierna restante la conservar recta en el piso. Tienes que hacer presión en las piernas que flexionas en tu pecho. Esta postura la mantienes por 30 segundos.

La paloma de pie

Esta es una postura que se caracteriza por su gran simplicidad para ejecutarla, pero no por esto significa que sea menos efectiva, ya que realmente su eficiencia es mucha para aliviar los dolores. Lo único que deberás hacer es tener cerca una mesa o superficie que esté al nivel de tu cadera, luego monta una de tus piernas encima de la mesa e inclina tu cuerpo hacia el frente, luego repites este procedimiento con la pierna contraria.

tipos de dolores en el nervio ciático

Postura tendida del dedo grande del pie

Deberás acostarte en el piso en una esterilla, pon tus piernas rectas y júntalas. Luego debes elevar la pierna izquierda y colocarle una cinta o pierna en la zona externa del pie. Tienes que estirar la pierna lo máximo posible para posteriormente mientras mantienes tus piernas estiradas intentes tirar hacia abajo la cuerda de manera tal que procurar acerca la pierna a tu nariz. Par finalizar sujeta solamente con tu mano izquierda la cuerda y con lentitud ve bajando la pierna hacia la izquierda de manera tal que se encuentre perpendicularmente al cuerpo. Estos pasos deberás seguirlos igualmente con la pierna contraria.

Giro sentado

Tienes que sentarte estirando las piernas, después deberás doblar una pierna y colocarla encima de la otra. Te quedará una pierna estirada, ésta la debes flexionar para que así el talón toque tus glúteos. Cuando sientas comodidad con la postura, es momento de que empieces a girar con lentitud tu cuerpo en sentido a la pierna que pusiste encima.

Deja un comentario