3 Excelentes Posturas de Yoga para Evitar la Joroba

Posturas de Yoga para Evitar la Joroba

Tener que evitar la joroba en la espalda es una preocupación y a la vez es un problema que suelen padecer gran cantidad de personas hoy en día alrededor del mundo, de hecho es considerada como una de las desviaciones de la columna más usuales.

Es fundamental que sepas para evitar la joroba que la columna vertebral está conformada por naturaleza por un total de 4 puntos delicados, los cuales son: cóccix, lumbar, torácico y cervical.

A esa joroba que suele aparecer en la espalda se le denomina médicamente como cifosis, aunque realmente debería llamarse hipercifosis debido a que ya la curva con la que cuenta la espalda naturalmente es llamada cifosis.

En cuanto a la hipercifosis, ocurre cuando la curva que se tiene naturalmente en la columna es alterada, específicamente en la zona superior de la misma. Uno de los signos más característicos de este problema es que se desarrolla una joroba en la parte dorsal de la espalda.

  Beneficios al evitar la joroba

Por lo tanto si al caminar lo haces encorvándote, y en algunas ocasiones presentas molestias en la espalda, puede que padezcas de hipercifosis lo cual es producto de adoptar malas posiciones cuando se camine o cuando se está sentado, inclusive cuando estás de pie sin moverte, todo esto puede afectar a tu salud, especialmente a tu columna vertebral la cual puede hasta recibir daños irreversibles con el transcurrir del tiempo.

Causas de la joroba

La hipercifosis es más común en los adultos mayores, toda persona a cualquier edad puede padecerla. No obstante, es una patología que está asociada con la edad y por lo tanto suele desarrollarse luego de un tiempo de padecer osteoporosis debido a que los huesos se debilitan hasta el punto que la columna vertebral puede fracturarse y comprimirse.

Cuando se presenta joroba en niños y adolescentes, por lo general se deben a problemas en la formación de la columna vertebral o porque se tiene una fractura en algún hueso en la misma.

Cuando la hipercifosis se presenta de manera leve, no suele ser muy problemática para la persona, sin embargo cuando es de gravedad puede llegar a provocar dolores bastantes molestos y se desfigura la espalda.

Causas más comunes de la hipercifosis

Defectos congénitos

En la niñez cuando la columna vertebral no se desarrolla como es debido, entonces las vértebras no se podrán formar correctamente lo cual conllevará a padecer de hipercifosis.

Discos degenerados

Los discos son muy suaves y cuentan con una forma similar a la de un círculo, la función de estos es actuar como un amortiguador que se encuentra entre las vértebras de la columna vertebral. A medida que transcurre el tiempo, los discos se van secando y disminuyendo su tamaño, lo cual hace a la persona más propensa a desarrollar hipercifosis.

Osteoporosis

Es una enfermedad que ocasiona que los huesos adelgacen por lo que es posible que haga que las vértebras se aplasten, es decir que se fracturen por estar comprimidas. Esta enfermedad por lo general suele presentar en la adultez, especialmente en las mujeres.

Cáncer

Cuando el cáncer perjudica a la columna vertebral, es capaz de causar un debilitamiento de las vértebras, lo mismo sucede con el tratamiento de esta enfermedad tal como la radiación, quimioterapia, etc., ya que incrementan el riesgo de padecer fracturas en la columna.

Consejos para evitar la joroba

Consejos para evitar la joroba

Evitar la joroba en la espalda no solo te afectará a nivel físico sino que también que el padecerla perjudica a tu salud, sin embargo no debes preocuparte ya que esto tiene solución y con estos consejos podrás mejorar tu postura.

  • Colocar libros en tu cabeza: Puede que ya hayas oído de esta táctica o la hayas visto hasta en películas; la razón de esto es que es muy efectivo, por lo tanto si caminas colocándote libros en la cabeza y procurar que los mismos no caigan te ayudará a mejorar tu postura, esto deberás hacerlo 3 veces semanalmente.
  • Imaginar una línea recta: Esto es muy fácil de hacer y bastante efectivo, lo mejor de todo es que puedes hacerlo en todo lugar y a cualquier hora del día, solo deberás hacerte mente de que hay una especie de línea recta en el piso y deberás caminar encima de ella con la mirada hacia el frente, inclusive podrías imaginar que se trata de una cuerda floja y que por lo tanto debes intentar no caerte.
  • Amarrarse a una silla: Aunque puede parecer un poco drástico, es de gran utilidad cuando se tiene o se quiere evitar la joroba. Solo deberás amarrar tu espalda a la silla la cual te vayas a sentar, para que de esta manera tu espalda se conserve en una posición recta.

Posturas de yoga para tratar o prevenir la joroba

Una gran alternativa para tratar o prevenir este problema en la espalda es la práctica del yoga, de hecho hasta se han realizado estudios en donde esto ha sido comprobado, las personas que formaron parte de esta investigación a los meses presentaron mejoras notables en la postura de la espalda.

Las posturas de yoga que más se recomiendan para esto son aquellas que trabajan los músculos de la espalda, hombros y pecho, de manera tal que terminan mejorando la postura. Entre las posturas de yoga más efectivas para evitar la joroba destacan:

 

Posición de la langosta

Inicialmente deberás tener tus manos sobre el piso, a un nivel que se encuentre por detrás de los hombros, luego aproxímalas a la cintura. Procederás a inhalar y de forma suave empujar tus manos en contra del piso para que así se te facilite elevar la zona de arriba de tu tronco. Conserva tus manos en el sitio mientras realizas esta posición. Cuando ya tengas el pecho levantado, deberás elevar tus brazos paralelamente al piso y estirar tu espalda hasta alcanzar la yema de tus dedos. Tienes que subir tus brazos como si estuviese presente un contrapeso.

 Posturas de Yoga para Evitar la Joroba

Posición del arco

Acuéstate boca abajo, colocando tus manos a los lados de tu cuerpo, eleva tus piernas hasta que hagas una forma similar a una ‘L’. De forma lenta tienes que tocar tus tobillos con tus manos y agarrarlos de manera firme, luego tienes que realizar suavemente un movimiento tal que te permita levantar tu dorso y tu cabeza.

 

Posición del bastón

Tienes que sentarte en el piso extendiendo tus piernas hacia el frente, coloca tus manos en la zona de las caderas, deberás sentarte arriba de tus isquiotibiales. Posteriormente, tendrás que flexionar tus pies superiormente y llevar todos los dedos de los pies hacia ti.

Luego tienes que proceder a encorvar tus hombros hasta tus orejas para después bajarlos mientras que al mismo tiempo estiras tus omoplatos hacia tu espalda. Tienes que centrar tu cabeza sobre tus hombros, alargar el torso hacia arriba.

Después pones tus manos sobre el suelo a los costados de tus caderas. Mantente en esta postura por un tiempo de cinco minutos.

Deja un comentario